Martes 1 de Diciembre de 2020

  • 15.2º
  • Algunas nubes

15.2°

Cañada de Gómez

6 de septiembre de 2015

Se regulará la actividad de venta de alimentos en la vía pública

El tratamiento de este proyecto contó con la aprobación por mayoría. Maccari votó en contra argumentando que es una falta de respeto a todos los que quisieron poner un carribar en los últimos 3 años y no obtuvieron respuestas del cuerpo deliberativo

Los concejales del oficialismo presentaron un Proyecto de Ordenanza para la reglamentación de la venta de alimentos en la vía pública específicamente en el formato denominado carribar. El proyecto fue aprobado por mayoría y contó con el voto negativo del concejal del PRO que fundamentó su voto en que se tardó mucho tiempo en tratar el tema que está en el concejo desde hace años y “esto no es equitativo con todos los emprendedores que han pasado por este recinto pidiendo la habilitación para la realización de esta actividad comercial”.

 

El proyecto fue presentado por el Bloque del PJ Frente para la Victoria que señala que se han presentado al Concejo varios proyectos pidiendo autorización para poder  llevar a cabo emprendimientos de este tipo. Es por esto que resulta necesario que exista una normativa que regule su funcionamiento en materia de higiene y seguridad, para la tranquilidad de los transeúntes que utilicen estos servicios.

 

Se hace necesario controlar que las mercaderías que allí se vendan se encuentren en buenas condiciones de conservación. Que los trailers donde funcionen estén provistos en su interior del material adecuado para mantener la higiene y la conservación de los alimentos que allí se expendan. 

 

Los carribares no podrán estar en cualquier lugar de la ciudad, y deberán cumplir con una distancia mínima entre ellos para no superponerse y así optimizar la comercialización de sus productos, y deberán respetar a su vez una distancia mínima a los comercios gastronómicos instalados en la ciudad.



Es esencial que la Municipalidad de Cañada de Gómez  posea un control estricto sobre todos estos emprendimientos y les otorgue un lugar a cada uno, para evitar que deambulen por todo el ejido urbano.

 

“Este es un proyecto que había sido presentado por el concejal Marcelo Casalegno y es bueno que lleguemos a aprobarlo porque significa fuentes de trabajo genuino. Necesitamos normarla para que reúna las condiciones de salubridad y competencia leal para los demás comercios del rubro gastronómicos”, explicó el edil Fernando Mauroni, adelantando el voto positivo del Bloque del Frente Cívico.

 

La semana pasada se presentó en el concejo un empresario que tiene en otras localidades este emprendimiento gastronómico, “creo que es de Venado Tuerto”, dijo el concejal Martín Maccari. “Yo ya le expresé al empresario que no voy a acompañar con mi voto este proyecto. Lo fundamento en una cuestión de respeto a los demás empresarios que durante estos años no han podido trabajar,  algunos vendieron su carribar porque aquí no se les permitía su actividad, gente que salió a alquilar un local con todas las complicaciones del caso”, culminó el edil del PRO.

 

Desde el PJ, el concejal Virgili expresó: “Yo si estoy de acuerdo con este proyecto porque siempre se ha querido autorizar cuestiones puntuales de presentaciones personales y nunca lo hemos hecho de manera de generar una norma que autorice y controle la actividad en general”.

 

A su turno, Tocalli fue directamente contra el concejal del PRO: “Parecería que el concejal Maccari estuvo ausente en estos últimos años porque podría haber tenido la posibilidad de presentar algún proyecto alternativo como dijo el concejal Vigili”.

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Nombre
matias

Comentario
creo q las normas de un control de salubrida vastaria para regir y formar una salida lavoral pata aquellos q no contanos con un travajo dugno.

Responder